pueblos muy bonitos

 

En España tenemos un gran número de pueblos muy bonitos, llenos de encanto, historia, cultura y que transmiten algo especial. Queremos destacar algunos destinos rurales especiales que podríamos catalogar como algunos de los pueblos más bonitos de España. Villas marineras, de montaña, medievales, sorprendentes…

Alcalá del Júcar en Albacete, uno de los pueblos más pintorescos, de  visita obligada para los amantes del turismo rural, donde debes dejarte impresionar por el patrimonio de un municipio único,  declarado Conjunto Histórico – Artístico por Real Decreto de 1982. Coronado por un castillo árabe, se encuentra encaramado en una roca que forma la hoz del río Júcar. 

El Castell de Guadalest en Alicante es un singular pueblo alicantino situado en la comarca de la Marina Maixa. Sobre un punto rocoso que sirve de abrigo, aparece El Castell de Guadalest, uno de los municipios más visitados de España, reflejando sus peculiaridades paisajísticas, históricas, culturales y urbanísticas. El destino ofrece una gran variedad de rutas para los amantes del turismo activo, senderismo, ciclismo o escalada

Mojácar en Almería es un bello y animado pueblo por el que pasear es un auténtico placer. Esta población, desde el 2013, está incluida en la red de Pueblos más bonitos de España, y es que el laberinto de calles de casas blancas, con reminiscencias de arquitectura Mudéjar, es una de las visitas imprescindibles de la provinciaCaminando por sus calles descubrirás un gran número de rincones que te encantarán y podrás asomarte a varios miradores desde los que disfrutar de unas fantásticas vistas. Además, cuenta con excelentes playas situadas a muy pocos kilómetros.

Níjar en Almería. Lleva habitado desde la prehistoria y si bien no tiene grandes monumentos, sí tiene una estampa fabulosa. Sus laberínticas y estrechas calles repletas de casitas blancas enriquecidas con los colores de las macetas es todo un espectáculo. En su término municipal se encuentra uno de los enclaves naturales más bonitos de España, el Parque Natural de Cabo de Gata, una razón más paravisitarlo.

Bulnes en Asturias. Un pequeño pueblo del concejo de Cabrales (Asturias) con a penas 50 habitantes que viven de la ganadería, el turismo y la elaboración del queso Cabrales y que está ubicado en las entrañas del macizo central de los Picos de Europa, Un lugar especial enmarcado por un enclave natural único y al que no se puede acceder en coche. Hay dos formas de llegar, con el Funicular de Bulnes o disfrutando de una ruta de trekking.

Cudillero en Asturias. Se trata de un lugar tan diferente a cualquier otra villa marinera que ronde tu imaginación, que hasta tiene su propia y personal lengua: el pixueto. Las coloridas casas de Cudillero se sitúan en la ladera de una montaña como sí de un anfiteatro se tratase y con el mar Cantábrico como escenario, dando lugar a una de las estampas más bonitas de Asturias. Barrios de pescadores, viento y mar, buenas vistas, cocina marinera, ambiente todo el año e inspiración literaria y artística.

Lastres en Asturias. Reserva un fin de semana para acercarte a Asturias y conocer una de las poblaciones marineras con más encanto y uno de los pueblos más bonitos de España. Conserva todo el sabor de los pueblos pescadores de antaño y sus casas apiñadas de un empinado caserío parecen disputarse la mejor imagen del Cantábrico. Se respira en él un ambiente que le hace tener un encanto especial. Una de las mejores vistas del pueblo se puede disfrutar desde su propio puerto, por lo que te recomendamos descender hasta el disfrutando de su bello casco histórico. Además, es un lugar ideal para disfrutar de la exquisita gastronomía asturiana.

Llanes en Asturias, es una villa marinera en la que encontrarás un gran número de monumentos de gran interés mientras paseas por sus animadas calles. Su situación privilegiada, con más de treinta playas de fina arena, enclavadas en lugares de gran belleza natural, unido a su cercanía a los Picos de Europa y a su valioso patrimonio cultural, han convertido este Concejo en cita obligada para miles de visitantes. Es muy probable que si pasas unos dias en Llanes, desees volver. 

Luarca en Asturias es conocida como la villa blanca de la Costa Verde, Luarca es otro de esos bellos pueblos marineros enmarcados por Asturias, el paraíso natural. Además de pasear por su puerto y su casco histórico, no debes irte de Luarca sin visitar su cementerio, considerado uno de los más bonitos y singulares de España.

Puerto de Vega en Asturias, es otro de los pueblos más bonitos de Asturias y parada obligada cuando se visita el principado. Se trata de un pequeño pueblo marinero ideal para pasear disfrutando de sus bellos rincones.

Ribadesella en Asturias. Además de por su belleza, esta villa marinera es conocida por ser el lugar donde finaliza una de las carreras de piraguas más importantes del mundo, el Descenso del Sella, y la única fiesta declarada de Interés Turístico Internacional que se celebra en España. Además, a pocos kilómetros de Ribadesella se encuentra la cueva de Tito Bustillo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por sus restos rupestres.

Tapia de Casariego en Asturias nos muestra una de las estampas más bellas de Asturias. La villa marinera y, frente a ella, su faro, situado en una isla que está unida a tierra por un puente que a la vez sirve de dique para su puerto pesquero. Te recomendamos pasear por sus calles hasta llegar al sitio exacto para disfrutar de estas vistas.

Taramundi en Asturias. Taramundi y varias aldeas que se encuentran muy próximas a él, forman un conjunto encantador en el que el agua y la naturaleza son protagonistas. Encontrarás rincones que te parecerán sacados de un cuento. Uno de ellos es el rincón que aparece en la fotografía, en la aldea de Os Teixois.

Tazones en Asturias es otra preciosa villa marinera, Tazones. Un pueblo pequeño y encantador en el que se respira un gran ambiente marinero. Pasendo por sus coloridas calles, que te llevarán hasta su puerto, descubrirás un gran número de rincones que te encantarán.

Covarrubias en Burgos es un pueblo lleno de encanto en el que encontrarás un gran número de casas que conservan el más puro estilo arquitectónico castellano. Paseando por sus calles podrás disfrutar de hasta monumentos declarados bien de interés cultural. Además, a pocos kilómetros se encuentra el Monasterio de Santo Domingo de Silos, otro de los grandes atractivos de la zona.

Frías en Burgos, en pleno corazón del Parque Natural Montes Obarenes, las casas de Frías cuelgan de la roca desafiando a la gravedad y dando lugar a uno de los pueblos más pintorescos de España. El Castillo de los Velasco y la Iglesia de San Vicente Mártir vigilan el municipio desde las alturas.

Lerma en Burgos es una villa ducal repleta de monumentos. Uno de los más importantes es su imponente Palacio Ducal, actual Parador de Turismo, situado en la Plaza Mayor, una de las más grandes de España. Además, en Lerma pueden visitarse hasta conventos y la Colegiata de San Pedro, otro de sus monumentos más representativos.

Orbaneja del Castillo en Burgos es un pueblo con trampa, pues no encontrarás en él ningún castillo, a pesar de lo que dice su nombre. Sin embargo, encontrarás impresionantes monumentos naturales que lo convierten en un lugar único. Uno de estos monumentos es la espectacular cascada que recorre el pueblo. Además, el pueblo está franqueado por las caprichosas formas del circo rocoso de Orbaneja, que forma parte de los Cañones del Ebro.

Peñaranda de Duero en Burgos ofrece al visitante un precioso conjunto monumental. En su bonita Plaza Mayor se encuentran dos de sus monumentos más destacados: el Palacio de los Zuñiga y la iglesia de Santa Ana. Todo el pueblo está vigilado desde las alturas por su castillo, otro de los iconos de Peñaranda de Duero.

Guadalupe en Cáceres cuenta con un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad dentro de su casco histórico. Se trata del Monasterio de Santa María de Guadalupe, uno de los más bonitos e importantes que pueden encontrarse en España y uno de los lugares declarados Patrimonio de la Humanidad en España.

Hervás en Cáceres, cuenta con un barrio judío en excelente estado de conservación y que forma parte de la Red de Juderías de España. En él se encuentra la travesía de Moral, considerada una de las más estrechas de España, con apenas medio metro de ancho. Además, no debes perderte su iglesia-castillo. Un templo levantado sobre el antiguo castillo templario.

Trujillo en Cáceres es un precioso pueblo cacereño, además de ser un importante conjunto monumental, es cuna de personajes ilustres relacionados con el Descubrimiento de América. Castillos, iglesias y casas solariegas se sitúan en torno a su Plaza Mayor, centro neurálgico de Trujillo.

Arcos de la Frontera en Cádiz es puerta de entrada a la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz. Está situado en lo alto de una espectacular peña desde la que divisa el río Guadalete. Paseando por sus estrechas y empinadas calles descubrirás un gran número de monumentos, entre los que destacan el Castillo de los Duques, la Puerta de Matrera, los restos del recinto amurallado, la Basílica de Santa María y la Iglesia de San Pedro entre otros. Además, también podrás disfrutar de bellos rincones que rememoran su herencia árabe y miradores desde los que disfrutar de unas fantásticas vistas.

Grazalema en Cádiz es un pintoresco pueblo se encuentra en pleno corazón de la Sierra de Grazalema. En su conjunto monumental destaca la iglesia de Nuestra Señora de la Aurora, un precioso ejemplo de arte barroco. Como curiosidad, ¿sabías que Grazalema es el pueblo en el que más llueve de España?

Olvera en Cádiz, puerta de entrada al Parque Natural de la Sierra de Grazalema y forma parte de la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz. La estampa que Olvera nos ofrece al contemplarlo desde la distancia es una auténtica maravilla. Sus casas se van situando en la ladera de una colina coronada por su preciosa iglesia y su castillo. Una vez en el pueblo, estos dos monumentos son de obligada visita. Además, no deberás marchar de Olvera sin asomarte a sus miradores y disfrutar de las vistas.

Setenil de las Bodegas en Cádiz, en plena Serranía de Ronda se encuentra uno de los pueblos más pintorescos de España. Un pueblo blanco en el que sus casas se funden con la roca dando lugar a estampas únicas. Caballero Bonald dijo de él: “Setenil, un asombroso reducto urbano, una alianza inverosímil entre la arquitectura y la geología”.

Vejer de la Frontera en Cádiz, en lo alto de un monte encontramos el precioso pueblo de Vejer de la Frontera. La mejor forma de conocerlo es perderse por sus blancas y enmarañadas calles e ir disfrutando de sus preciosos rincones y monumentos. Además, también encontrarás varios miradores desde los que disfrutar de unas fantásticas vistas.

Zahara en Cádiz. Su espectacular ubicación en la falda de la Sierra de Jarral, convierte a Zahara en un excelente mirador con vistas a la Parque Natural de la Sierra de Grazalema. También forma parte de la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz y lo mejor para conocerlo es perderse por sus estrechas callejuelas e ir disfrutando de cada uno de sus rincones.

Barcena Mayor en Cantabria es un pequeño pueblo situado en el Parque Natural Saja-Besaya. Conserva todo el encanto de épocas pasadas gracias a que sus casas conservan la arquitectura típica de la zona. Dos calles principales cruzan el caserío y entre ellas se entrelazan el resto de las callejuelas.

Carmona en Cantabria. Enmarcado por los bellos paisajes cántabros encontramos Carmona. Un pequeño pueblo en el que las casas de arquitectura montañesa son protagonistas. Además de disfrutar de estas casas típicas de la zona, no debes irte sin visitar el Palacio de los Díaz Cossío y Mier, su monumento más emblemático.

Comillas en Cantabria. Uno de los monumentos más importantes de Comillas es el Capricho de Gaudí, una de las pocas obras de este artista fuera de Cataluña. También debes visitar el Palacio de Sobrellano, la Universidad Pontificia y su cementerio, uno de los más bonitos de España. ¡Te encantará!

Liérganes en Cantabria se encuentra junto a los picos Cotillamón y Marimón, conocidos como “Las Tetas de Liérganes”. En su caserío se encuentran varios monumentos de visita obligada, como son: la Casa de los Cañones, la Casa y la Cruz de Rubalcaba, el Palacio de Rañada, la Torre de Cacho, la Casa Setién, el Puente Mayor, el Palacio de Elsedo, la iglesia de Pantaleón y el Balneario de Fuensanta. Y por último, tendrás que hacer una visita a la escultura del Hombre Pez y conocer su leyenda

Potes en Cantabria. En el corazón de la comarca de Liébana se encuentra el precioso y encantador pueblo de Potes. Es conocida como la villa de los puentes en por eso su nombre. y las torres, entre las que destacan la del Infantado y la del Orejón de la Lama. Potes es el lugar ideal para disfrutar de un buen cocido lebaniego, el plato más típico de la zona y que no debes perderte.

Santillana del Mar es conocida como “la villa de las tres mentiras”, porque ni es llana, ni santa, ni tiene mar. Lo que sí es verdad, es que es una de las villas medievales más bonitas y mejor conservadas de España. Sus calles empedradas están cargadas de encanto. Su monumento más representativo es la colegiata de Santa Juliana, una de las obras maestras del románico en Cantabria. Además, también debes pasarte por la Plaza Mayor. Más sobre Santillana del Mar.

San Vicente de la Barquera en Cantabria, donde puede contemplarse una de las estampas más bellas de Cantabria: la puebla vieja de San Vicente con las cumbres nevadas de los Picos de Europa al fondo. Es en la puebla vieja donde encontramos sus monumentos más destacados: su iglesia, su castillo y los restos de la muralla. Además, San Vicente de la Barquera cuenta con varias playas ideales para pasear a orillas del Cantábrico.

Morella en Castellón a simple vista, resulta un pueblo imponente. Se encuentra rodeado por su muralla con torres y coronado por un robusto castillo situado. Callejeando por Morella descubrirás rincones únicos procedentes de la época medieval y podrás disfrutar de sus monumentos más característicos: la iglesia de Santa María la Mayor, el convento de Sant Francesc y su imponente castillo.

Peñíscola en Castellón. Este precioso pueblo costero de la provincia de Castellón ha sabido conservar todo el encanto que ha ido adquiriendo a lo largo de su historia. Su bello casco histórico, coronado por el imponente castillo del Papa Luna, guarda rincones tan pintorescos como el bufador. Un agujero que forjado por la erosión en el peñón sobre el que se sitúa la ciudad y que une el mar Mediterráneo con su casco histórico. ¿Te atreverías a asomarte?

Vilafamés en Castellón, es un pueblo cargado de encanto e historia y con estilo claramente mediterráneo. Sus casas rojizas se distribuyen en la ladera de una colina que es coronada por su castillo. Sus calles, estrechas y sinuosas, guardan un gran número de lugares que rememoran las distintas civilizaciones que han pasado por él. Uno de sus principales atractivos y parada obligada es la Roca Grossa

Almagro en Ciudad Real. Este precioso pueblo castellano cuenta con una de las plazas más bonitas de España, su Plaza Mayor. Se trata de una plaza con dos flancos porticados bajo dos galerías corridas. En uno de estos flancos se encuentra su famoso Corral de Comedias, único en su género en todo el mundo y que está declarado Monumento Nacional

Villanueva de los Infantes en Ciudad Real. Su preciosa Plaza Mayor es el centro neurálgico del conjunto monumental de Villanueva de los Infantes. Además de las casas que forman la propia plaza, en ella también se encuentran la iglesia de San Andrés y la Casa Rectoral. Ya fuera de la plaza, no debes irte sin recorrer la calle General Pérez Ballesteros, en la que encontrarás varios monumentos de visita obligada.  

Iznájar en Córdoba, ofrece una de las estampas más bellas de la provincia de Córdoba. Se encuentra situado en lo alto de una colina y rodeado por las aguas del embalse que lleva su nombre. Todo ello coronado por el castillo de Hisn-Ashar y la parroquia Santiago Apostol, sus dos principales monumentos.

Zuheros en Córdoba, este precioso pueblo blanco de Córdoba se encuentra en pleno corazón del Parque Natural de las Sierras Subbéticas. Paseando por sus estrechas, sinuosas y empinadas calles descubrirás el Castillo de Zuheros, situado en una ubicación espectacular, en lo alto de un risco. No debes irte de Zuheros sin visitar la Cueva de los Murciélagos, un yacimiento arqueológico de gran importancia declarado Monumento Natural Mixto.

Alarcón en Cuenca, es un pueblo cargado de historia que se encuentra en un entorno natural único, coronando una hoz forjada por el río Júcar. En él se conservan un gran número de construcciones defensivas procedentes, en su mayoría, de su época árabe. Entre ellas, destaca su castillo. No deberías marcharte de Alarcón sin visitar la iglesia de San Juan Bautista y disfrutar de las pinturas murales de Jesús Mateo enmarcadas por la arquitectura de la iglesia y una atmósfera mágica.

Beget en Girona es un pequeño y precioso pueblo de la provincia de Girona, situado en pleno Pirineo Catalán. Mantiene toda su esencia y encanto medieval. Su monumento más importante, y que no debes perderte, es la iglesia de Sant Crisòfol. Al encontrarse en un entorno natural precioso, en sus alrededores podrás disfrutar de un gran número de rutas de senderismo.

Besalú en Girona, es uno de los pueblos medievales mejor conservados de España. Uno de sus atractivos es su Puente Fortificado, el cual, servía de acceso a la ciudad y cruza el río Fluviá. Tampoco debes perderte la judería, el Monasterio de Sant Pere y la iglesia de San Vicenç.

Cadaqués en Girona se encuentra en un entorno natural privilegiado, el Cabo de Creus. En sus alrededores se sitúan un gran número de playas y calas dignas de ser visitadas. Y en el propio pueblo, descubrirás rincones de gran belleza paseando por su playa. Uno de sus lugares más destacados es la Casa-Museo de Salvador Dalí, visita obligada.

Pals en Girona. A muy pocos kilómetros del mar Mediterráneo, en plena Costa Brava, se encuentra este precioso pueblo medieval de calles empedradas y casas nobles construidas en piedra. Dentro de su recinto gótico no debes perderte el mirador Josep Pla, la Plaza Mayor, las sepulturas de la calle Mayor y la iglesia de Sant Pere. ¡Sentirás que has regresado a la Edad Media!

Capileira en Granada.Este precioso pueblo granadino se encuentra en el Parque Natural de la Alpujarra de Granada, en el vertiente sur de Sierra Nevada. En su casco histórico podrás disfrutar de la arquitectura alpujarreña más típica y perfectamente conservada. Además, desde su mirador podrás disfrutar de unas fantásticas vistas de todo el entorno.

Montefrío en Granada es un pueblo que impresiona y enamora a primera vista. Su situación, encaramado en la ladera de una montaña, y la ubicación de su iglesia, en lo alto de un peñón que flanquea el pueblo, lo convierten en una preciosa y fotogénica estampa.

Pampaneira en Granada. Este precioso pueblo de la Alpujarra de Granada estaca por haber sabido conservar perfectamente la tradición arquitectónica alpujarreña de casas blancas con tejados planos con chimenea de sombrerillo y los típicos tinaos. También son de destacar sus fuentes, algunas con aguas minero-medicinales.

Salobreña en Granada. Las casas blancas del pueblo de Salobreña se suceden desde la orilla del mar Mediterráneo hasta los pies de su imponente castillo roquero. Está situado en plena Costa Tropical y es uno de los principales atractivos de esta zona de la provincia de Granada. No deberás irte de Salobreña sin pasar por su castillo de origen árabe y la iglesia de Ntra. Sra. del Rosario. En su parte más baja podrás disfrutar de largas playas.

Campillo de Ranas en Guadalajara es un pueblo cargado de encanto que mantiene intacta la tradicional arquitectura negra de esta zona de Guadalajara, el Parque Natural de la Sierra Norte. Paseando por él descubrirás calles, plazas y rincones que parecen sacados de un cuento. Además, muy cerca podrás conocer otros pueblos de su mismo estilo y encanto: Valverde de los Arroyos, Campillejo o Majaelrayo, entre otros.

Sigüenza en Guadalajara es una de las villas medievales más bonitas de España. Es conocida como la “Ciudad del Doncel” por una preciosa escultura que se encuentra el interior de su catedral, uno de los iconos de la ciudad. Tampoco debes perderte su Plaza Mayor y su castillo, actual Parador de Turismo. Una buena forma de visitar Sigüenza es a través del Tren Medieval, un servicio de Renfe que parte de Madrid y en el que podrás disfrutar de un viaje teatralizado y de temática medieval. Más sobre Sigüenza.

Guetaria en Guipúzcoa. A lo largo de su historia ha sido un pueblo de pescadores y marineros. En su puerto conserva todo sabor y encanto pesquero. Es el lugar de nacimiento de Juan Sebastián Elcano, primer hombre en dar la vuelta al mundo. Además de pasear por su puerto, no debes irte de Guetaria sin ver sus flysch, declarados Geoparque Mundial por la UNESCO.

Aínsa en Huesca es una de las puertas de entrada al Pirineo Aragonés. Se encuentra a pocos kilómetros de la entrada al Cañón de Añisclo. Es un pueblo encantador, de calles empedradas y rincones que parecen sacados de un cuento. Su preciosa Plaza Mayor es el centro neurálgico de la villa, un lugar ideal para saborear la exquisita gastronomía local.

Alquézar en Huesca. Esta preciosa villa medieval está situada en un enclave natural privilegiado, en pleno Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Sus casas se encuentran dispuestas en la ladera de una montaña coronada por la Colegiata de Santa María la Mayor, antigua fortaleza árabe. También deberías pasar por su Plaza Mayor y pasear por las pasarelas del Vero, una ruta espectacular por las orillas de este río.

Ansó en Huesca. Esta preciosa villa cuenta con uno de los cascos históricos mejor conservados del Pirineo Aragonés. Sus calles empedradas están flanqueadas por casas que siguen la arquitectura típica pirenaica. En sus alrededores podrás disfrutar de espacios naturales de gran interés, como el Parque Natural de los Valles Occidentales o las Foces de Fago y Biniés.

Deià en Islas Baleares es un pequeño y preciso pueblo, con marcado aspecto montañés, situado en la Sierra de Tramuntana y con vistas al mar Mediterráneo. A lo largo de su historia ha sido lugar de inspiración de artistas, de ahí que en él puedan encontrarse varias casa-museo. Además, te recomendamos que des un agradable paseo hasta su preciosa cala disfrutando de la naturaleza. Es uno de los imprescindibles que ver en Mallorca.

Fornalutx en Islas Baleares se encuentra en el corazón de la Sierra de Tramuntana. Es un precioso pueblo de calles y casas de piedra en perfecto estado de conservación. No debes irte de él sin pasarte por su iglesia gótica.

Valldemossa en Islas Baleares. Al igual que Deià y Fornalutx, el encantador pueblo de Valldemossa también se encuentra situado en la Sierra de Tramuntana. Sus calles empedradas guardan un rico patrimonio cultural, lo que lo convierte en uno de los lugares más visitados de la isla de Mallorca.

Cazorla en Jaén. Este precioso pueblo blanco se encuentra en el espacio natural protegido más grande de España, el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. En su casco histórico no deberás perderte el Castillo de las Cinco Esquinas, el Ayuntamiento, la Plaza de Santa Marí­a y la Iglesia de S. Francisco, entre otros. Además, en su parte más alta se encuentra el Castillo de la Yedra.

Segura de la Sierra en Jaén. Se encuentra situado en el monte Orospeda, en pleno Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, al igual que Cazorla, y está coronado por su castillo, desde el que podrás disfrutar de unas fantásticas vistas de sus alrededores. En su caserío, formado por casas blancas y calles estrechas, no debes perderte la Casa Consistorial, la Fuente Imperial de Carlos III, los Baños árabes, la Parroquia de Nuestra Señora del Collado y la Casa de Jorge Manrique, entre otros.

Briones en La Rioja se encuentra situado en la ladera de una montaña que en el lado opuesto se asoma al río Ebro. En su parte más alta se encuentra uno de sus principales monumentos, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Ésta se sitúa en la Plaza de España, centro neurálgico de Briones y en la que, además de la iglesia, se encuentran otros importantes monumentos del pueblo.

Tejeda en Las Palmas. En la isla de Gran Canaria se encuentra este precioso pueblo, Tejeda. Se encuentra en un espacio natural único. A pocos kilómetros del conocido Roque Nublo y del punto más alto de la isla, el Pico de las Nieves. Es uno de los imprescindibles que ver en Gran Canaria.

Peñalba de Santiago en León. En el corazón de un precioso valle plagado de bosques de robles, rios y cascadas, se encuentra Peñalba de Santiago. Un pueblo encantador, de casas de piedra con balcones de madera, que tiene como telón de fondo las imponentes cumbres de la Silla de la Yegua.

Mondoñedo en Lugo es una de las paradas obligadas del Camino de Santiago. Un bello pueblo en el que destaca la majestuosa Catedral Basílica de la Asunción, declarada Monumento Nacional. Un templo en el que varios estilos en románico, barroco y gótico. se mezclan dando lugar a una verdadera joya.

Buitrago de Lozoya en Madrid. El río Lozoya rodea el recinto amurallado de este precioso pueblo madrileño. Y es precisamente su muralla uno de sus principales atractivos. Tampoco deberías perderte su castillo, la iglesia de Santa María del Castillo y la Torre del Reloj, todos con un marcado carácter medieval.

Chinchón en Madrid. Un pueblo cargado de historia, con monumentos únicos y con una de las plazas más bonitas de España, su Plaza Mayor. Una plaza castellana con soportales y coloridos balcones. Otro de los monumentos que no debes perderte es el Castillo de los Condes de Chinchón.

Patones de Arriba en Madrid. En plena Sierra Norte de Madrid se encuentra el único de ejemplo de arquitectura negra que se conserva en la Comunidad de Madrid, Patones de Arriba. Un pueblo encantador en el que se respira paz y por el que es un placer pasear disfrutando de cada una de sus callejuelas.

Frigiliana en Málaga. En este precioso pueblo blanco de la provincia de Málaga, descubrirás un espectacular trazado árabe de calles sinuosas, estrechas y en ocasiones escalonadas y decoradas con mosaicos de cerámica. Además, Frigiliana es un excelente mirador a la Costa del Sol desde el corazón del Parque Natural de las Sierras de Almijara.

lite en Navarra. Este precioso pueblo navarro es especialmente conocido por su majestuoso castillo-palacio, una de las fortalezas más bonitas de España. Un monumento que parece sacado de un castillo de hadas y que actualmente alberga el Parador de Turismo. Pero además de su castillo-palacio, Olite cuenta con un gran número de monumentos y rincones que irás descubriendo al pasear por sus calles cargadas de encanto.

Ujué en Navarra. Este precioso pueblo medieval se encuentra encaramado en lo alto de una montaña. Sus estrechas, empedradas y empinadas calles ascienden hasta su parte más alta, en la que se encuentra el Santuario-Fortaleza de Santa María de Ujué.

Allariz en Ourense. Roeado por bosques de castaños y a orillas del río Arnoia, se encuentra Allariz, un precioso pueblo de marcado trazado medieval. En él se pueden visitar varios importantes templos de estilos prerrománico, románico y gótico. Entre estos destaca la iglesia de Santiago. Tampoco debes perderte los puentes de Vilanova y Frieira, del siglo XV y XVIII respectivamente.

Ribadavia en Ourense cuenta con la judería más importante y mejor conservada de Galicia. Está históricamente ligado al vino, siendo precisamente el pueblo hebreo que residía en su judería el que fomentó y perfeccionó el cultivo en esta zona. Además, paseando por sus calles encontrarás varios templos de visita obligada.

Combarro en Pontevedra. Un pueblo tan marinero que sus calles desembocan en el mar. En él se respira un gran ambiente marinero que le da un encanto especial. Paseando por el podrás ver un gran número de hórreos, construcciones muy típicas de algunas zonas del norte de España y que caracterizan a este precioso pueblo.

Candelario en Salamanca. Paseando por las calles de Candelario podrás conocer una de sus características más típicas, lar regaderas. Unas conducciones por las que, el agua procedente de la montaña recorre el pueblo dando lugar a bonitas y curiosas estampas y fuentes. También descubrirás un gran número de casa que aún mantienen intacta la esencia de la arquitectura tradicional de la zona. Y no deberías irte sin visitar la ermita del Santísimo Cristo y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Ciudad Rodrigo en Salamanca. A orillas del río Águeda, se encuentra Ciudad Rodrigo, uno de los pueblos más monumentales de Salamanca. En el interior de su imponente muralla medieval, encontrarás un gran número de monumentos, entre los que destacan: los situados en su Plaza Mayor, el Ayuntamiento y la Casa del primer Marques de Cerralbo; el Palacio de los Castro, el Palacio de los Águila y su catedral.

La Alberca en Salamanca, se encuentra en plena Sierra de Francia, al sur de la provincia de Salamanca. Casas que mantienen la arquitectura típica, con soportales y grandes balcones a menudo decorados con flores, se van distribuyendo en callejuelas empedradas entorno a su Plaza Mayor, centro neurálgico del pueblo. Recorriendo estás calles sentirás que te has trasladado a otra época y llegarás hasta la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, su monumento más destacado.

Ledesma en Salamanca situado a orillas del río Tormes, pueden encontrarse restos y monumentos de diferentes épocas. Monumentos prehistóricos, como el verraco y el menhir; romanos, como los restos de su muralla; o medievales, como la iglesia gótica de Santa María la Mayor.

Miranda del Castañar en Salamanca en el corazón de la Sierra de Francia, fue un enclave claramente defensivo. Se encuentra situado sobre un saliente rocoso, bordeado por dos rios y aún mantiene parte de su muralla y castillo. Además, su casco histórico mantiene una gran esencia medieval, con calles empedradas y casas de mampostería.

Mogarraz en Salamanca. Al igual que La Alberca y Miranda del Castañar, Mogarraz también se encuentra en plena Sierra de Francia. Sus calles empedradas están flanqueadas por casas que guardan a la perfección la arquitectura típica de la zona. Además, sus fachadas están decoradas con retratos de las personas que vivían en ellas. Estos cuadros fueron pintados por un autor local

Ayllón en Segovia. Este precioso pueblo medieval de Segovia tiene como centro neurálgico su bella e irregular Plaza Mayor. En ella se encuentran algunos de los monumentos más importantes del pueblo, el ayuntamiento, la Casa de la Torre y la iglesia de San Miguel. El resto los descubrirás recorriendo sus estrechas y adoquinadas calles.

Maderuelo en Segovia. Esta villa se ubica en lo más alto de una gran colina a orillas del embalse de Linares, que recibe sus aguas del río Riaza. Aún conserva gran parte de su muralla medieval y el Arco de la Villa, puerta de entrada a su recinto amurallado. Además, no deberías perderte las iglesias románicas de San Miguel y Santa María.

Pedraza en Segovia es uno de los pocos pueblos totalmente amurallados de España. Dentro de su muralla no debes perderte su Plaza Mayor. De ella parte la calle Mayor que te llevará hasta su castillo, otra de las paradas obligadas. Además, no puedes irte sin asomarte a sus miradores y disfrutar de sus vistas. Más sobre Pedraza.

Sepúlveda en Segovia está marcado por sus monumentos de estilo románico, construidos en la época de mayor esplendor de la villa. Uno de los más destacados es la iglesia del Salvador, primera de este estilo construida en la provincia de Segovia. Paseando por sus calles y por su bonita Plaza Mayor encontrarás más rincones y monumentos dignos de ser visitados. Además, a muy pocos kilómetros se encuentran las impresionantes Hoces del río Duratón, otro lugar de parada obligada.

Turégano en Segovia. A un paso de Sepulveda encontramos Turégano, otro precioso pueblo segoviano. Su monumento más importante es su imponente castillo. Éste domina el pueblo desde las alturas y en su interior se encuentra la iglesia de San Miguel. No deberías irte sin pasar por su Plaza Mayor, centro neurálgico del pueblo.

Burgo de Osma en Soria es un monumental pueblo medieval en un perfecto estado de conservación. Uno de sus monumentos más importantes es su bella catedral gótica con detalles renacentistas en su exterior y torre barroca. Pasear por su Plaza y Calle Mayor es una auténtica delicia. En la plaza se encuentran otros dos de sus monumentos más destacados, el Ayuntamiento y el Hospital de San Agustín.

Medinaceli en Soria podrás contemplar huellas de tres de las civilizaciones que han habitado la villa a lo largo de su historia: romana, árabe y cristiana. Uno de los monumentos más destacados es el Arco Romano, el único de tres arcadas que se conserva en España. También deberías visitar su bonita Plaza Mayor, los restos del castillo árabe y la colegiata de Santa María de la Asunción, de estilo gótico tardío.

Miravet en Tarragona. En una de las orillas del río Ebro, y coronado por un imponente castillo templario, se encuentra el precioso pueblo de Miravet. Su enclave natural y la belleza de sus construcciones lo convierten en un lugar único y de obligada visita en la provincia de Tarragona.

Montblanc en Tarragona cuenta con uno de los conjuntos medievales más importantes y mejor conservados de Cataluña. Podrás encontrar varias construcciones de estilo gótico, tanto religiosas como civiles, que merece la pena visitar.

Albarracín en Teruel está considerados por muchos, el pueblo más bonito de España. La belleza de sus monumentos, su excelente estado de conservación, su esencia islámica y medieval y su enclave, lo convierten en un lugar cargado de encanto y que enamora. Recorriendo sus empinadas y estrechas calles conocerás cada uno de sus rincones y monumentos, como la Plaza Mayor y la Catedral de El Salvador.

Calaceite en Teruel es un pueblo medieval de casas de piedra y calles estrechas, empinadas y retorcidas. Por sus calles descubrirás pintorescos rincones y bellos monumentos. El centro neurálgico es su Plaza Mayor, punto en el que podrás iniciar una ruta por el resto de sus calles para admirar toda su belleza. No deberías irte sin visitar la iglesia barroca de la Asunción y el Ayuntamiento, entre otros.

Rubielos de Mora en Teruel. En este precioso pueblo de la provincia de Teruel descubrirás un gran número de monumentos de origen religioso, como la ex colegiata de Santa María la Mayor o los conventos de las Angustias y del Carmen. Además, no deberías perderte el Ayuntamiento, de origen renacentista.

Valderrobres en Teruel. El “Puente de Piedra” sirve de acceso a esta preciosa villa a través del Portal de San Roque. Lo primero que encontrarás es su preciosa Plaza Mayor, en la que se sitúa el Ayuntamiento, de origen renacentista, y varios palacios. En la parte más alta, coronando el pueblo, se encuentra el imponente y bello Castillo-Palacio y la iglesia gótica de Santa María la Mayor.

Urueña en Valladolid es una espectacular villa amurallada de la provincia de Valladolid. Su muralla se encuentra unido a su imponente castillo. En el interior del recinto amurallado sus calles conservan toda la esencia medieval. Uno de sus principales monumentos es la ermita románica de Nuestra Señora de la Anunciada.

Elantxobe en Vizcaya. Este precioso pueblo vizcaíno se encuentra cobijado entre acantilados del cabo Ogoño. Todas sus casas, dispuestas en la ladera de una montaña, miran al mar. En su parte más baja se encuentra su encantador puerto pesquero. En su casco histórico no debes perderte su calle Mayor y la iglesia parroquial de San Nicolás de de Bari.

Mundaka en Vizcaya. Este precioso pueblo marinero se encuentra en plena Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Es un lugar lleno de encanto en el que podrás disfrutar de la naturaleza y de su rico patrimonio. Además, es uno de los destinos favoritos para los surfistas, gracias a su famosa ola izquierda, que atrae anualmente a miles de aficionados a este deporte.

Puebla de Sanabria en Zamora. Sus murallas y su imponente castillo dejan claro que Puebla de Sanabria fue un lugar estratégico y en el que se han vivido varias batallas a la lo largo de su historia. Su casco histórico está repleto de casonas nobles, las irás descubriendo mientras paseas por sus calles empedradas cargadas de encanto. Tampoco debes perderte la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Azogue.

Toro en Zamora. Una preciosa villa cargada de historia. En sus calles pueden encontrarse varios palacios de duques y marqueses. También cuenta con varios edificios religiosos, entre los que destaca la colegiata de Santa María la Mayor, del siglo XII. Otro de sus puntos más destacados es su bella Plaza Mayor.

Sos del Rey Católico en Zaragoza. Lugar de nacimiento de Fernando el Católico. Sos es uno de los pueblos medievales mejor conservados de España. Paseando por sus calles te parecerá haber regresado al medievo y descubrirás un gran número de rincones de gran belleza. Además, en su alrededor existen un gran número de atractivos que harán que tu visita sea inolvidable. Estas son las cosas que debes hacer y ver si vistas Sos del Rey Católico.

 

abc turismo rural

 

El turismo rural con niños es una de las mejores elecciones para disfrutar al máximo de una escapada en familia: el entorno natural estimula a toda la familia y permite conocer mejor el maravilloso y sorprendente mundo que nos rodea. Si necesitáis una cura de estrés y escaparse de la rutina, recomendamos practicar turismo rural para familias. El entorno natural suele presentarse inalterado en el tiempo, de tal forma que los visitantes lo pueden disfrutar al máximo. Espacios cuidados que se intentan mantener protegidos guardando todo su encanto tradicional. Al mismo tiempo, ayudaremos para impulsar la economía de localidades sin demasiadas fuentes de ingresos a través de una convivencia auténtica con los paisanos ¡Todo es perfecto!

La sensación de tranquilidad que se respira es sorprendente y se convierte en el principal atractivo para las familias que lo eligen como sus vacaciones con niños. Dormir sin sentir ruidos y despertarte con el sonido de los pájaros se convierte en una experiencia sensacional. Caminar sin rumbo por el campo o sentarte a leer un libro en la orilla del río hace que se libere el estrés y recupere el equilibrio personal. Estar en plena naturaleza, rodeados de ríos y montañas lo convierte en un entorno ideal para practicar deportes: senderismo, piragüismo, escalada, montañismo o bicicleta. Sin duda, también puedes disfrutar de la playa como en ningún otro sitio, combinando lo mejor de cada lugar, con las recomendaciones Ventepalpueblo con la garantía de calidad Viajacontufamilia

El simple hecho de que los alojamientos rurales ofrezcan pocas habitaciones y que los mismos propietarios sean frecuentemente los que atienden a las familias hace que todo sea más cercano y agradable. En cualquier momento nos pueden recomendar algo divertido que hacer, donde comer y que sitios interesantes visitar, ya que son grandes conocedores de sus zonas. Un importante elemento diferenciador del turismo rural es que tendrás la oportunidad de probar deliciosas recetas cocinadas de la manera más tradicional con productos denominación de origen, que otorgan un sabor extraordinario. De tal forma que alojándonos en una casa rural para niños tendremos tranquilidad, diversión y placer de una manera muy especial y recomendable. Somos Ventepalpueblo